domingo, 16 de enero de 2011

Las plantas de floración invernal

Por Alfredo Ara, paisajista de Casaplanta

Para la mayoría de las especies vegetales de nuestro entorno, la llegada del invierno, el frió y la lluvia, provoca el letargo, el descanso, la latencia de la planta.
 

En la mayoría de las especies de clima continental y atlántico, este paso por la estación fría es necesario incluso, para la inducción de las hormonas vegetales que provocarán la floración y por consiguiente la fructificación. Por ello, en climas cálidos abundan los llamados frutos tropicales, pero no pueden cultivar por ejemplo manzanas, peras o ciruelas. Al no existir un periodo de temperaturas bajas, la planta no produce las hormonas que regulan estos procesos. Realmente lo que ocurre es que en el vegetal existen unas sustancias que impiden el desarrollo de la flor y solo cuando se ha sobrepasado un determinado número de horas de frío, este inhibidor desaparece. A este proceso se le llama vernalización, y es diferente para cada especie e incluso para cada variedad de esa misma especie. 

 
Sin embargo, no todas las plantas reaccionan así. Si nos pasamos por nuestro centro de jardinería, veremos que existen algunas plantas con flor en pleno invierno. Normalmente estas especies son de climas muy áridos, con veranos secos y calurosos, lo cual dificultaría la floración y en general el crecimiento. Es por ello que aprovechan la llegada de las primeras lluvias para florecer. Paralelamente se producen mecanismos relacionados con las temperaturas y de la duración de los días y las noches, que es lo que provoca que estas plantas sigan floreciendo aquí en invierno. En este grupo nos encontramos algunos cactus y crasuláceas. 
 
 
Otras plantas de hoja perenne dependen sobre todo del fotoperiodo, que es la relación entre las horas de luz y oscuridad. Ejemplo de ellas son el durillo, jazmín de invierno, eleagno, dafne, brezo, heleboro, etc. Un caso curioso es el de la “flor de pascua” o Poinsetia, que todos conocemos. Para inducir la formación de las hojas rojas (que en realidad son las brácteas que acompañan a la flor), hay que someter a las plantas a determinados periodos de luz y oscuridad, lo cual se consigue en invernaderos cubiertos con plástico negro para evitar la luz exterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.