martes, 2 de marzo de 2010

Calendario de marzo para el jardín


Más de un aficionado a la jardinería renace en el mes de marzo, justo cuando las primeras señales de que la primavera ha empezado son claramente visibles. Su jardín o balcón resucita y con él, sus ganas de ponerse manos a la obra. En este mes ya es posible comenzar a trabajar en serio para que los resultados se noten en días sucesivos. Además, existen muchos tipos de tareas para preparar el jardín para la temporada que llega.


¡Manos a la obra!

Información general

  • Ahora que las plantas vivaces todavía ocupan poco espacio, podemos quitar las malas hierbas con facilidad.
  • Ya es hora de recoger definitivamente los restos de hojas y las ramas protectoras.
  • Cuando esté nublado, retira de los rosales y plantas la protección invernal (como fundas o bolsas de plástico).

Plantación

En cuanto deja de helar cada día, el mes de marzo resulta ideal para plantar todas las perennifolias y caducifolias. Nunca pondremos nuevos ejemplares en un suelo pantanoso demasiado mojado. Cuando haya ligeras heladas, regaremos de vez en cuando el plantío, mejor durante el día.

Aquellas plantas vivaces que hayan crecido demasiado, pueden dividirse y trasplantarse. Procura que las raíces no se sequen. En caso de una primavera temprana, ya podrá plantar bulbos y tubérculos de floración estival a finales de marzo.

Césped y plantas de cubeta

Respecto al césped, dependiendo de las temperaturas del mes, ya podremos empezar con su preparación. Es posible soltar la llamada 'capa de fieltro' con un rastrillo. Al hacerlo, la hierba obtendrá espacio para crecer. Gracias a que se airea el subsuelo, las raíces se desarrollan mejor. Esto puede hacerse con una horquilla.

Si el césped ha crecido demasiado, no lo siegues excesivamente corto. Una altura de 4 a 5 cm. resulta perfecta. Esparce sobre el césped una capita de compost (de 1 cm. como máximo); penetrará en el suelo por sí solo cuando llueva.


Respecto a las plantas de cubeta, es el momento de cultivar nuevos ejemplares. Sin embargo, es conveniente no sacar todavía las variedades sensibles a las heladas. Aún es posible trasplantar las plantas de cubeta adultas. Regaremos escasamente, sólo para evitar que se sequen. Cuando haga buen tiempo, podemos abrir durante el día las ventanas del invernadero (o de la habitación) donde invernan las especies exóticas. De este modo las plantas se preparan y se endurecen en cierta medida.

En caso de sequía prolongada, riega con regularidad las macetas de boj y también los bulbos primaverales, que ahora están creciendo rápidamente. Si llueve mucho, ocúpate de que haya suficientes agujeros de drenaje en las macetas con bulbos, ya que a éstos no les gusta en absoluto tener 'los pies mojados'.

Trabajos de poda y huerto

Los rosales pueden podarse desde finales de marzo; utiliza unas tijeras de podar limpias y afiladas. Hasta una altura de 45 cm. en el caso de los rosales arbustivos, mientras que los rosales en pie se podan por encima del lugar del injerto. Recorta las ramas hasta una longitud de 40 cm. como máximo, justo encima de una yema. Los llorones se pueden dejar un poco más largos.

En el caso de los rosales trepadores no deben podarse las ramas principales, pero sí las laterales, rigurosamente hasta por encima de la quinta yema. Los viejos rosales trepadores pueden rejuvenecerse cortando desde abajo una rama principal vieja.

Es recomendable podar ahora un seto de aligustre que necesite un rejuvenecimiento, utilizando una podadora para ramas. Mantendremos sólo las ramas principales fuertes hasta una longitud de entre 50 y 100 cm. Hay que hacer lo propio también con la hiedra, cuando haya formado ramas que cuelgan sueltas. Asimismo, elimina a tiempo los pedúnculos que se hayan adherido a la madera de las ventanas o a los canalones del tejado.

La clemátide de floración tardía debe podarse hasta justo por encima del suelo. Estate atento, ya que a los caracoles y babosas les encantan los brotes jóvenes. En cuanto al espliego y al brezo, usaremos un cortasetos, pero con cuidado de no pasarnos y llegar hasta la madera pelada.

Sólo de la hortensia puedes podar todas las ramas hasta justo por encima del suelo. El resto de variedades, las dejaremos como están hasta mayo. Además, es posible cortar algunas ramas de un prunus y ponerlas en un jarrón. Así trasladarás la primavera a casa, con estas ramas en flor que se abren tan pronto.

Respecto al huerto, ya puedes sembrar guisantes, habas y escorzoneras en el suelo al aire libre.

Interiores

Dentro de casa podemos adelantar dalias, begonias y cañas indias en fuentes, cajitas y otros recipientes. De esta manera disfrutarás de sus inflorescencias antes. Por cierto, cambia de maceta las plantas de interior y proporciónales tierra nueva.

En pequeños invernaderos para el interior o en recipientes con una tapa de cristal, puedes empezar ya con la presiembra de plantas anuales. Las fucsias y los geranios que invernan dentro de casa, pueden podarse y cambiarse de maceta ahora. Sigue regándolos con moderación. Cuando haga buen tiempo, puedes abrir las ventanas diariamente, para que las plantas se vayan endureciendo.

No tires los bulbos primaverales marchitos de, por ejemplo, jacintos, narcisos y jacintos racimosos que hayan ofrecido un poco de alegría a la casa durante el invierno. Plántalos en el jardín. Probablemente no florezcan de una manera tan desbordante como la primera vez, pero aún así podrás volver a disfrutar de ellos en la primavera siguiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.