jueves, 14 de enero de 2010

Cubiertas ajardinadas

La integración de vegetación y elementos naturales en edificios y en construcciones tiene como objetivo mejorar la calidad de vida en nuestras ciudades.

Las cubiertas ajardinadas (también llamadas cubiertas ecológicas o techos verdes), son techos parcial o totalmente cubiertos de vegetación. Son un fenómeno reciente en nuestras ciudades, pero en los países escandinavos se han usado desde hace siglos.

Los techos verdes reducen la pérdida de calor de los edificios, mejoran del aislamiento térmico del edificio en función del grosor del sustrato y de los materiales utilizados, por lo que se reduce el consumo de energía, y ayudan a bajar las temperaturas de las zonas urbanas. Los edificios tradicionales absorben la radiación solar y después la emiten en forma de calor, haciendo que las ciudades tengan temperaturas por lo menos 4° C más altas que las zonas circundantes. También mejoran del aislamiento acústico y aumentan la superficie útil: para ocio, parques infantiles, zonas deportivas,... Además de aumentar el valor del edificio por su singularidad y características.

Otros beneficios son la capacidad de retención de agua: las cubiertas ajardinadas pueden acumular hasta el 90 % de la precipitación, por lo que reducen los efectos de las riadas.

Contribuyen en la reducción de la contaminación atmosférica. La vegetación genera un efecto de filtro, reduciendo la concentración de polvo y otros elementos tóxicos.

Solicita más información en Casaplanta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.